CON LOS CRISTIANOS DE TIERRA SANTA - HAZTE HERMANO - franciscanahermandad@gmail.com - Teléfono: 644737366 -

RECORDANDO A LOS CRISTIANOS PERSEGUIDOS

Cruz Profana en Mosul (Irak)

El pasado domingo 16 de junio, se llevó a cabo la segunda misa oracional de este 2019, para recordar a los cristianos perseguidos en el mundo.
Oficiaron don Antonio Matilla, párroco de la Unidad Pastoral Centro Histórico de Salamanca y don Tomás Gil, Capellán de la Hermandad.
Intervinieron varios hermanos de la Hermandad, leyendo oraciones que recordaron un buen número de países donde los cristianos sufren todo tipo de persecuciones.
Invitado por la Hermandad Franciscana del Santísimo Cristo de la Humildad, intervino el Delegado de Ayuda a la Iglesia Necesitada de Salamanca.
Todos los presentes al final de la misa oracional, besaron la cruz profanada por un grupo de terroristas que dieron muerte a todos los cristianos que participaban en una eucaristía en una iglesia de Mosul (Irak). La cruz llegó a Salamanca de manos de la ONG Ayuda a la Iglesia Necesitada.

POR LOS CRISTIANOS PERSEGUIDOS


MISA ORACIONAL POR LOS CRISTIANOS `PERSEGUIDOS

La Hermandad Franciscana del Santísimo Cristo de la Humildad y la Unidad Pastoral Centro Histórico de Salamanca, invitan a participar en una Eucaristía Oracional por los cristianos perseguidos en el mundo.
Actualmente en más de 250 países de la tierra, los cristianos sufren todo tipo de vejaciones y violencia.
Proponemos sentarnos en la mesa del Señor para compartir el Pan de la Vida, situándonos al lado de los hombres que sufren cualquier tipo de asedio por sus creencias religiosas, recordando de forma especial a quienes comparten con nosotros ese espíritu cristiano de amor que nos une.
Próximo domingo día 16 de junio a las 20:00 horas en la iglesia de San Martín (Al lado de la Plaza Mayor de Salamanca).

Ante la tumba de fray Romualdo Fernández en Siria



Ante la tumba de fray Romualdo Fernández en Siria

 Alberto López Herrero
Tumba de fray Romualdo Fernández, germen de la Hermandad Franciscana, en el Memorial de San Pablo en Damasco

10 de junio de 2019

Era uno de los encargos de mi viaje a Siria que quería cumplir con gusto: visitar el Memorial de San Pablo en Damasco y rezar ante la tumba de fray Romualdo, germen de la Hermandad del Santísimo Cristo de la Humildad. Años antes había leído artículos suyos y, sobre todo, atendí la llamada de preocupación de su primo, José Manuel, en 2015, ante los rumores de que estaba ingresado en un hospital de Damasco.

Como la providencia no da puntadas sin hilo, en aquella ocasión puse en contacto a José Manuel con un joven misionero salesiano de origen venezolano, director entonces de la obra de Damasco, situada enfrente del hospital italiano que atienden las Hijas de María Auxiliadora (Salesianas), y donde se encontraba fray Romualdo. Él pudo informarle de su estado de primera mano. Hoy, el joven salesiano es el superior de la Congregación que fundó Don Bosco en la región de Medio Oriente (Siria, Líbano, Egipto, Israel, Palestina).

Viajar a Siria no es sinónimo de comodidad. El país lleva ocho años en guerra y, si bien es verdad que apenas quedan unos focos de conflicto en el país, hay zonas donde el sonido de los aviones se entremezcla de vez en cuando con alguna explosión lejana. Además, como la paz no significa ausencia de guerra, los edificios en ruina, los cortes de luz y las balas que te encuentras a cada paso hablan por sí solos de la barbarie y el sufrimiento.

En la guerra los bandos nunca son solo buenos o malos, así que la guerra que nos cuentan en esta parte de Europa dista mucho de la que viven allí. Aquí, quienes se arrogan el papel de salvadores resulta que no lo son tanto, y que a quien acusan de ser peor que el demonio es, sin ser tampoco un santo, a quien en realidad quiere la población como su dirigente. Es decir, que una vez más, los intereses económicos y estratégicos –el petróleo– han destrozado la vida de 20 millones de personas, la única verdad irrefutable de la guerra, ya que hace tiempo que hasta dejaron de contar a los muertos, heridos, desaparecidos y huidos del país.

Fui a Siria para conocer una realidad fascinante y a la vez inquietante: todas las fotos que vi durante la guerra hechas en los ambientes salesianos de Alepo, Damasco y Kafroun podían haber sido tomadas en cualquier país europeo porque allí no había guerra y los menores y los jóvenes siempre sonreían, jugaban… así que viajé para conocer ese "oasis de paz" en medio del dolor de la guerra del que tantas noticias he escrito en los últimos años.

Todos los sirios lloran a algún muerto cercano, la mayoría han perdido lo que tenían y muchos han tenido que cambiar su residencia ante el peligro de los bombardeos, pero todos los que he conocido han acrecentado su fe con la guerra y dan gracias a Dios por seguir vivos, reconociendo que siempre hay alguien que lo está pasando peor. En este escenario, el objetivo es poder regresar el próximo año para grabar un documental de Misiones Salesianas sobre todo lo que han vivido miles de jóvenes durante la guerra y en clave de esperanza.

Nada más llegar a Damasco, días después de haber viajado en coche desde Beirut a Kafroun y de allí a Alepo atravesando incontables controles militares, visité el Memorial de San Pablo y la tumba de fray Romualdo. Los Salesianos trabajan codo con codo con los franciscanos, hasta el punto de que una de las presencias de los franciscanos en Damasco es la parroquia a la que pertenece la obra salesiana. Los salesianos los ayudan con las misas de los domingos y los franciscanos van a confesar a los niños y jóvenes en las celebraciones.

Al llegar al Memorial de San Pablo, una decena de personas esperaba en la puerta. Estaba anocheciendo y un salesiano entró para pedir la llave y poder aparcar dentro. En un lateral del templo mandado construir por Pablo VI, y con forma de tienda de campaña porque san Pablo se dedicaba a coserlas, de camino a la Gruta de San Pablo donde se conserva un trozo de calzada romana se encuentra la tumba de fray Romualdo.

Pequeña y sencilla como era él, pasa casi inadvertida. Las personas que entraron con nosotros, al ver que me detenía ante la tumba hablaron en árabe y sólo entendí "abuna (padre) Romualdo", acompañado de un gesto que interpreté como para decir que qué bueno era y qué pena que ya no esté.

Los salesianos que me acompañaban le explicaron al resto de visitantes, la mayoría mujeres, de dónde venía (del país del abuna Romualdo) y por qué quería ver su tumba, y al saberlo asintieron con un gesto agradecido mientras decían "shukraan (gracias)". Fue poco tiempo ante la tumba, apenas medio minuto para hacer unas fotos, pero muy intenso por querer recordar todo el sentido de su intensa vida en Siria como el único misionero español, su gran legado académico sobre la historia y el arte y su gran valía humana y espiritual.

En días posteriores visité una de las tres obras franciscanas en Damasco y hablé con el superior, fray Joseph, de fray Romualdo y de la Hermandad Franciscana constituida para cumplir las intenciones del fraile franciscano y en solidaridad con los cristianos perseguidos en el mundo. Estuve en la casa de San Ananías, donde San Pablo recobró la vista y fue acogido por este obispo en su comunidad, y donde comprobé que los libros escritos por fray Romualdo continúan en las estanterías de la tienda.

El legado de fray Romualdo sigue vigente en Siria, así que me propongo el objetivo de tener más tiempo en el viaje del próximo año para hablar de la hermandad a los superiores franciscanos en Siria y mostrarles fotos y algún vídeo de la austera y llena de recogimiento procesión con el Cristo de la Humildad por las calles de Salamanca

Publicado en: http://www.pasionensalamanca.com/2019/06/ante-la-tumba-de-fray-romualdo.html?m=1

PROCESIONES DE LA VERDAD

 
Una hermana de la Hermandad participando en la eucaristía del encuentro de peregrinos de Tierra Santa
 Los cristianos, como si fueran roedores de alcantarilla, son perseguidos con saña por quienes ven, en la cruz y en su significado, el azote de la verdad que puede demoler el fraude de un fanatismo destructor del hombre.
Lo terrible es que las víctimas no tienen a nadie que pueda defender su fragilidad en tierras hostiles a una fe que sostiene sus pilares en el cemento del amor.
Entre los perseguidos, que no son más que invisibles fantasmas que recorren las rúas del terror, se encuentran unos seres tan especiales que viven para llevar a cabo la gran misión de la fe en tierras extrañas. Los misioneros han encontrado, en esas cofradías del dolor, las procesiones de la verdad, que llevan, en hombros de la miseria, al Cristo de nuestros días.
Quedémonos en silencio. Un silencio total que haga ruido en los adentros, hasta que oigamos nuestro nombre en quienes buscan refugio en cualquier parte del mundo, en cualquier alambrada que coarte el hambre de libertad de quienes sufren persecución por sus creencias.
¿Y todo esto tiene que ver algo con el mundo cofrade? ¿Va con nuestra esencia recordar permanentemente a quienes sufren por Cristo el acoso brutal de la sin razón de este tiempo? 
Las respuestas a estas preguntas deben brotar del corazón cristiano, que nos obliga, cuando menos, a merodear por los entornos de la pasión de nuestro tiempo, hasta que irradiemos en el alma la verdadera razón de nuestra existencia.
En el compromiso de las cofradías que representan cada año la Pasión del Señor en las calles, debe caber la mirada hacia el escenario donde se llevó a cabo la salvación del hombre; debe caber cierta obligación con quienes viven la tragedia de ser cristianos en las tierras de Jesús.
Por supuesto que muchas cofradías, por las distintas provincias de España, recogen donativos para Tierra Santa, como se hace en todas las iglesias del mundo, pero son muchas, muchísimas, las que todavía no han caído en la cuenta (lo dice el Papa) de que el problema de los cristianos de Tierra Santa debe ser el problema de todos los cristianos del mundo.
Cuando recordamos la Vía Dolorosa en nuestros recorridos callejeros, es posible abrir en la memoria la geografía que mantiene vivas las huellas de Cristo y ver a nuestros hermanos sufriendo las consecuencias de seguir sus huellas, mientras mantienen vivas las entrañas de los Santos Lugares.
Hace unos días se llevaba a cabo un encuentro de peregrinos de Tierra Santa en Madrid, organizado por la Comisaría Franciscana. Una convivencia impresionante que, más allá del intercambio emotivo de las vivencias personales durante las peregrinaciones, sirvió para abrir itinerarios hacia el compromiso cristiano con quienes precisan algo más que un simple recuerdo.
En el interesantísimo intercambio de experiencias por parte de las distintas organizaciones que colaboran con Tierra Santa, la Hermandad Franciscana del Santísimo Cristo de la Humildad de Salamanca, que había sido invitada a participar en el intercambio de experiencias y comunicaciones, dio a conocer su humilde e irrenunciable vínculo a la Custodia Franciscana de Tierra Santa, como justificación de su existencia.
Otras asociaciones y ONGs, que se reparten por todo el territorio nacional, fueron desgranando su impresionante actividad, de tal modo que en aquel ambiente franciscano flotaba la necesidad de promover con más fuerza el activismo fraternal con Tierra Santa, desde una responsabilidad cristiana, seria y permanente.
Pero más allá de estas organizaciones, el mundo de las cofradías podría ser vital en el rebrote organizativo que aportaría unos resultados sorprendentes, por el importante número de cofrades que, durante los días santos, recorren el calvario de las tierras y pueblos de España.
No podemos quedarnos impasibles ante el sufrimiento de quienes mantienen en pie los lugares que físicamente nos permiten situar los pies descalzos del Hombre más trascendental que pisó la tierra en toda su historia.
Publicado en la revista digital Pasión en Salamanca:  http://www.pasionensalamanca.com/2019/06/procesiones-de-la-verdad.html

NUESTRO HERMANO ALBERTO LÓPEZ- DENTRO DE UNAS HORAS PARTE HACIA SIRIA


Cuando prácticamente acaba de llegar de Uganda, Alberto vuelve a iniciar otra generosa misión en Siria. Dentro de unas horas partirá hacia Beirut, donde de la mano de los salesianos, conocerá los pormenores del Líbano. Posteriormete por carretera llegará a Siria para vivir y sentir las gran tragedia que ha dejado en la ciudad de Alepo la guerra. Desde allí culminará su viaje en Damasco, donde entre otras cosas, visitará la tumba de fray Romualdo Fernández Ferreira, que como todos sabemos, es la raíz de la Hermandad Franciscana del Stmo. Cristo de la Humildad.
Por la relación que tenemos con Siria, os iremos haciendo llegar los mensajes que nos irá enviando desde aquel país, que tanto quiso y defendió nuestro fray Romualdo.
En nombre de la Hermandad, que es la suya, le deseamos a Alberto un feliz y fructífero viaje, en cuanto a los objetivos que tiene marcados como esenciales para su cometido periodístico-misionero.

ACONTECIMIENTO RELIGIOSO:  NUESTRO CAPELLÁN, JUAN ANDRÉS, CELEBRA SUS BODAS DE PLATA COMO SACEDORTE
 
Nuestro Capellán, Juan Andrés martín, en la misa que celebró el Custodio de Tierra Santa para bendecir neustra imagen titular: Cristo de la Humildad . Fernando mayoral 2017
Por este motivo nos invita, a todos los hermanos que componemos esta Hermandad, a que le acompañemos en un día tan importante para él y para todos los que formamos parte de este esperanzador proyecto cofrade.
Será el *próximo viernes, día 10 de mayo, en la Casa de la Iglesia, calle Rosario (Calatrava)* y el horario aproximado de los actos es el siguiente:
*11’00 h: nuestros testimonios sacerdotales.*
*12’00 h: Charla sobre S. Juan de Ávila, nuestro patrón. Teóloga (MAD).*
*13’00 h: Eucaristía concelebrada.*
(Si no puedes ir a todos los actos, intenta, si te es posible, acompañarle en alguno. Es algo que se merece quien está tan pendiente de todos nosotros).
En nombre de la Hermandad felicitamos a Juan Andrés, deseando que el Señor, que acaba de resucitar, siga animando su compromiso sacerdotal para bien de su Iglesia.